Archive | Investigación en argentina

entreriano

Tags:

Ingenieros entrerrianos diseñaron un equipo que “elimina hasta el 99% de coronavirus en ambientes”

Posted on 28 marzo 2020 by hj

A través de rayos ultravioletas, el equipo «se despliega en la habitación donde estuvo el paciente con Covid-19 y en 30 minutos elimina la carga viral sobre las superficies, donde puede vivir hasta tres horas», explicó a Télam uno de los bioingenieros

Dos bioingenieros de Entre Ríos diseñaron un dispositivo de desinfección portátil y afirmaron “que en 30 minutos elimina entre el 95 y 99% del coronavirus que permanece en las superficies”.

A través de rayos ultravioletas, el equipo “se despliega en la habitación donde estuvo el paciente con Covid-19 y en 30 minutos elimina la carga viral sobre las superficies, donde puede vivir hasta tres horas”, dijo a Telam Santiago Romero, uno de los dos bioingenieros enterrianos.

Aunque el dispositivo no necesita autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), el organismo dispuso de bioingenieros a través de un programa para “brindar soporte y aportar miradas a emprendedores”, explicó.

También el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) aportó su ayuda para realizar “ensayos en diferentes laboratorios, que ya están iniciando”.

El dispositivo es un “equipo de soporte” que presenta unos 10 tubos de rayos ultravioletas de 30 watts, que van en un sistema metálico con ruedas para que sea “más económico y fácil de producir”, explicó.

“Vi la publicidad de un sistema parecido que se implementa en China y llegamos a la conclusión de que podíamos hacer una adaptación rápida para los estándares de la Argentina”, completó Romero, que trabaja con su colega Sebastián Flores.

En seis días desarrollaron el primer prototipo que ya está listo, y esperan financiamiento para iniciar la fabricación en serie “hasta que se acaben las lámparas UV disponibles”.

El equipo trabaja durante 30 minutos “para que entre el 95 y 99% del virus que permanece en el ambiente muera, y consta de un sistema de seguridad que al detectar movimiento interrumpe la emisión de rayos UV”, afirmó.

El virus “puede vivir alrededor de los pacientes hasta tres horas en el aire y en todas las superficies donde fue expuesto el paciente puede durar hasta días”, sostuvo Romero en diálogo con Télam.

Si bien el objetivo es que funcione en “hospitales, por la cantidad de carga viral y que el personal de salud estén menos expuestos al virus” también “ante la crecida del virus se puede utilizar como servicio en casas, ambientes u oficinas”.

Romero destacó que si bien el sistema “no reemplaza la desinfección habitual” que se realiza en hospitales, “desinfecta donde llega la luz, en lugares donde uno no alcanza por tiempo o por zonas dificultosas”.

Además, la persona que va a estar haciendo la limpieza “está mucho menos expuesta a la carga viral que tendría si no se utiliza el equipo”, agregó.

“Estos días le estamos sumando electrónica, para la capacidad de apagarse cuando alguien ingrese al lugar, y para que se prenda remotamente”, resaltó Romero.

En ese sentido, trabajan dos variantes: “una es que se prenda generando una wifi, pero como no todos saben cómo entrar desde un celular, implementamos la parte simple de mantener apretado un botón y que dé tiempo para salir de la habitación antes de comenzar”.

“Es muy intenso todo, con charlas, planes de negocios, pedidos, y trabajo ya que estamos desarrollando un producto en días, cuando normalmente lleva meses”, indicó.

Fuente: Telam

Comments (0)

moroni

Tags:

Científico Argentino del CONICET fue reconocido por La Sociedad de Física e Historia Natural de Ginebra

Posted on 25 febrero 2020 by hj

El biólogo del CONICET Pablo Moroni fue galardonado con el premio Augustin-Pyramus de Candolle en su edición 2020. El reconocimiento se entrega cada cuatro años a jóvenes científicos con carreras prometedoras en Botánica.

Pablo Moroni

Pablo Moroni, becario del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Instituto de Botánica Darwinion (IBODA, CONICET-ANCEFN) fue galardonado con el premio Augustin- Pyramus de Candolle, otorgado por La Sociedad de Física e Historia Natural de Ginebra (SPHN, por sus siglas en francés) en su edición 2020.

Se trata de un reconocimiento internacional a la calidad del trabajo y la competencia del galardonado investigador. El premio, que se entrega cada cuatro años desde 1841, tiene por objetivo fomentar la publicación de monografías en taxonomía vegetal. Este año, el comité evaluador, compuesto por notables de esta rama científica, enfrentó la difícil tarea de seleccionar al científico argentino de entre numerosas postulaciones de diferentes partes del globo.

La investigación que convirtió a Moroni en merecedor de tan alto reconocimiento versa sobre la taxonomía y la sistemática del género neotropical Duranta L., el cual se encuentra distribuido exclusivamente en el continente americano. “Duranta comprende 31 especies de arbustos y pequeños árboles caracterizados por poseer frutos drupáceos con el cáliz acrescente, lo que otorga a las plantas un grácil y distinguido aspecto cuando fructifican” explica el científico.

Sobre su investigación la SPHN expresó: “Su monografía, con los datos de nomenclatura, identificación, claves, descripciones de taxones e ilustraciones, representa, de hecho, un gran paso para comprender todos los aspectos del género Duranta”. Cabe destacar que con anterioridad al trabajo presentado por Moroni, no existe un trabajo taxonómico integral para el género.

El honor que distinguió a Moroni como “el joven botánico más prometedor” llega incluso antes de obtener su título de doctorado en ciencias biológicas, lo que constituye según la SPHN un “aspecto impresionante digno de reconocimiento”.

Por su parte, Moroni se mostró sorprendido: “sabía que la investigación era completa pero al ser una convocatoria abierta a nivel internacional no pensé realmente que sería seleccionado”.

Pablo Moroni ha participado en publicaciones internacionales sobre la taxonomía y la intrincada nomenclatura de los géneros Bouchea Cham. y Duranta L. (Verbenaceae), así como en la elaboración de los tratamientos taxonómicos de diversos géneros de Lamiaceae y Plantaginaceae en el marco del proyecto Flora Argentina.

Fuente: Conicet

https://www.conicet.gov.ar/cientifico-del-conicet-reconocido-por-la-sociedad-de-fisica-e-historia-natural-de-ginebra/?fbclid=IwAR0NKi-CsgttcO9UIEKG10WIoHbMql64Jm6g8oCM5piWbEiS-Uj8xgirBFo

Comments (0)

valvula8

El revolucionario método argentino de reemplazo de válvula aórtica en niños, que con ayuda de la tecnología 3D ya salva vidas

Posted on 23 febrero 2020 by hj

El doctor Ignacio Lugones, operando.

Al cirujano pediátrico Ignacio Lugones, la muerte de un pequeño paciente lo llevó a concretar, después de tres años de investigaciones, un sustituto de válvula aórtica en casos de insuficiencia o esquenosis, que hasta entonces no tenía solución en los más chicos. Y para hacer más exitoso su invento, consiguió hacerlas a partir de moldes 3D -que las crea con exactitud milimétrica- mediante el asesoramiento de BA Laboratorio Tecnológico de la ciudad de Buenos Aires, que trabaja en forma gratuita en la aplicación de soluciones en impresiones tridimensionales

“Hace unos años tuve un pacientito que murió antes de crecer lo suficiente para que lo pudiéramos operar de una falla en la válvula aórtica. Es tremendo ver a un chico deteriorándose y no poder hacer nada. Entonces me dije que tenía que encontrar una solución”, cuenta el doctor Ignacio Lugones (42), cirujano cardiovascular pediátrico del Hospital General de Niños Dr. Pedro de Elizalde. Esta es la historia de cómo lo logró. Y es épica.

Cuesta creer que un tejido humano parecido a un símbolo de paz haya sido, durante años, el causante del sufrimiento de muchos niños. La válvula aórtica, explica Lugones, “es una estructura con tres compuertas que se abren y cierran por las diferencias de presión: la sangre sale y la válvula se cierra para que no pueda volver hacia atrás. Cuando se enferma, produce esquenosis o insuficiencia. Entonces, hay que cambiarla”.

El cirujano pediátrico Ignacio Lugones (Gentileza de Hernán Lattanzio, Neurona BA)

En los adultos hay opciones. Se le saca a un chancho y se usa su pericardio (la “bolsita” que cubre el corazón) para hacerla, o se hace de titanio. En el primer caso, con los años hay que reemplazarla. En el segundo, el paciente debe tomar un anticoagulante de por vida. El problema, el drama mejor dicho, es que con niños esas opciones no funcionan.

“No hay válvulas disponibles para chicos -explica Lugones-. Por su rápido crecimiento, deberíamos ponerle una por año. Y la más pequeña de metal viene de 17 milimetros, hay que esperar mucho tiempo hasta que el niño crezca. Y a veces no hay tanto tiempo. Por eso se nos ocurrió hacer una que funcione para ellos”.

El plural, el “se nos ocurrió”, incluye al otro héroe de esta historia: su hermano Germán, que es físico. “Hicimos un diseño geométrico. Tratamos de imitar a la naturaleza. Durante seis meses hicimos cálculos, logramos entender la estructura desde la teoría. Y después empezamos a diseñarla en forma tridimensional, en una computadora”.

Moldes para válvulas aórticas hechos con tecnología 3D en el BA Laboratorio Tecnológico de la ciudad de Buenos Aires.

Se podrían ignorar los nombres de los protagonistas, este texto podría estar escrito en caracteres chinos, e igual la descripción del paso siguiente nos ubicaría sin dudas en la Argentina. “Hicimos una primera prueba de concepto, bien casera: agarramos un rollo de papel higiénico, unos guantecitos de látex, los cortamos con la forma de la válvula, los anclamos en un lugar exacto del interior del rollito, y los testeamos con polenta… ¡y mantenía la polenta adentro, no caía!”, cuenta.

Los peldaños siguientes incluyeron pruebas con animales, a quienes operaron con éxito. Todo eso llevó tres años de desarrollo. Y, finalmente, la presentación en sociedad. “Llevamos los resultados a un congreso, y a la gente de la Universidad de Aarhus, de Dinamarca, le interesó mucho. Me invitaron a trabajar allá. Empecé a viajar e hicimos testeos in vitro: fabricamos la válvula y la pusimos en una máquina que emula a un corazón. Funcionó perfecta”, dice feliz. Hicieron 30 válvulas para probar que todo saliera bien. Pero aún faltaba lo más importante: usarlas en la pequeña aorta de un niño.

Y un día, Lugones fue puesto a prueba.

Gabriel Branduse, uno de los pequeños pacientes del doctor Lugones.

Luminisa Branduse tiene 28 años, es rumana, vino a la Argentina hace 15 con su familia, trabaja en un local de celulares y vive en Villa Domínico, partido de Avellaneda. Tiene tres hijos. El mayor, Gabriel, tiene 9 años. Su papá, también rumano, se fue cuando Luminisa estaba embarazada. Por eso lleva el apellido de la madre. Nació en el hospital Penna, y le detectaron una insuficiencia cardíaca. A los cinco días lo trasladaron a la Casa Cuna y le practicaron un cateterismo. Hasta el año pasado, llevó el problema como pudo. Pero un día, a Luminisa le dijeron que la vida de su hijo tenía una sola posibilidad de continuar. “Se agitaba mucho, se ponía como morado y transpiraba mucho al dormir. Me preocupaba”, cuenta.

En su camino se cruzó Lugones.

“Hace un año y medio llegó un paciente que no podía ni subir un piso por la escalera. Hablamos con la familia, le explicamos el método, y construimos la válvula con el propio pericardio del niño. Estuvo un día y medio en terapia intensiva, y a los cinco días se fue a la casa. Un año y medio después estaba jugando al fútbol. Recuerdo la fecha: 6 de agosto de 2018”, cuenta el cirujano.

Luminisa Branduse y su hijo Gabriel. Después de la operación, dice la madre, le cambió la vida.

La mamá de Gabriel nunca le dejará de agradecerle: “Le hicieron la cirugía y fue todo un éxito gracias a Dios. Le cambió totalmente la vida. Está mucho mejor, más aliviado. Está más alto, come mejor, respira mejor, ya no transpira, sale a correr. Es el más terremoto de toda la cuadra, jaja… Hace una vida normal. Antes, en la escuela no aprendía bien, ahora anda mejor. Está más vivo, jaja…”

Pero Lugones no se quedó ahí. El método se fue perfeccionando. Y apareció el jugador que faltaba para cerrar un círculo más perfecto: el Estado.

El BA Laboratorio Tecnológico es el primer espacio integral de fabricación digital y desarrollo de estas características de la Ciudad. Además, es gratuito. En su sede del Centro Metropolitano de Diseño, en Barracas, de lunes a viernes de 10 a 18, se pueden encontrar desde prótesis dentales, dispositivos de lectura Braille, juguetes, piezas de jardinería… y los moldes para las válvulas aórticas de Lugones.

El BA Laboratorio Tecnológico es de uso gratuito para quienes tengan una buena idea y necesiten contar con esta tecnología.

Lorena Horowicz, quien coordina el BA Laboratorio Tecnológico, contó que “El servicio que brindamos es de asesoramiento integral en materialización de las ideas, dentro del cual está la tecnología de impresión en 3D”.

En el Laboratorio, los expertos ayudaron a Lugones a optimizar el desarrollo del molde, a diseñarlo y le recomendaron usar el ácido poliláctico para confeccionarlo, un material amigable con el medio ambiente y esterilizable.

“La válvula se construye con el propio tejido del individuo, lo que imprimimos en 3D son moldes con marcadores para la colocación de las suturas y la triple corona donde va colocada. Es una herramienta vital. Fue una experiencia fantástica. El futuro de muchos de los aspectos médicos pasa por el diseño 3D”, contó el cirujano.

El proceso de diseño de las válvulas.

El año pasado, entre 479 proyectos, con esta técnica ganó el primer premio en el programa INCUBATE, que instauró el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Eso le permitió obtener subsidios y lanzar una start up. Hoy, Lugones quiere que su creación llegue a todo el mundo: “Esta técnica quirúrgica necesita inversión para que se pueda usar a nivel global. De otro modo, siempre dependería sólo de lo que pueda hacer yo. Así que le idea es crear moldes y dispositivos para que esto se extienda a los demás países. Nuestro sueño es que ningún chico más se muera por una valvulopatía aórtica”.

Lugones ya operó a diez pacientes con esta técnica. Chicos que ya no dependen de un milagro. Ahora están en manos de la ciencia.

Fuente: Infobae

https://www.infobae.com/sociedad/2020/02/23/el-revolucionario-metodo-argentino-de-reemplazo-de-valvula-aortica-en-ninos-que-con-ayuda-de-la-tecnologia-3d-ya-salva-vidas/

Comments (0)

yeguas-5

Tags:

Yeguas de probeta: científicos argentinos lograron criopreservar óvulos de este animal para luego fecundarlos in vitro

Posted on 19 febrero 2020 by hj

La conservación del óvulo de esta especie es de suma importancia ya que permite preservar la genética de yeguas superiores, programar los cruzamientos, flexibilizar la producción de embriones in vitro y rescatar la genética de yeguas que mueren inesperadamente para su cruzamiento

Investigadores argentinos lograron criopreservar óvulos de yeguas para luego fecundarlos in vitro (Shutterstock)

Investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agrarias de la Universidad Católica Argentina (UCA) y el Conicet lograron criopreservar óvulos de yeguas para luego fecundarlos in vitro. En las especies mamíferas, la preservación de la genética de la hembra mediante la criopreservación del óvulo (u ovocito) es compleja ya que el gran volumen de esta célula resulta en la formación de cristales de hielo letales durante el congelamiento.

Por este motivo, es necesario utilizar una técnica ultra-rápida denominada vitrificación, mediante la cual se alcanza una estabilización de la célula en estado “vítreo” sin hielo, permitiendo su conservación en nitrógeno líquido a -196 grados Celsius por tiempo indefinido.

El estudio, desarrollado íntegramente en el laboratorio de Biotecnología y Reproducción Animal de Facultad de Ingeniería y Ciencias Agrarias de la UCA dirigido por la doctora Marina Sansiñena (investigadora independiente, UCA-Conicet), fue realizado por Gabriel Clérico (becario UCA-Conicet) como parte de su proyecto doctoral y contó con la colaboración de Guillermo Taminelli (docente investigador UCA), el doctor Carlos Pinto de la Facultad de Veterinaria de Louisiana State University (USA) y varios tesistas de grado de la carrera de Ingeniería Agronómica de la Facultad.

Se utiliza una técnica ultra-rápida denominada vitrificación, mediante la cual se alcanza una estabilización de la célula en estado “vítreo” sin hielo (Shutterstock)

La conservación del óvulo de la yegua es de suma importancia ya que permite preservar la genética de yeguas superiores, programar los cruzamientos, flexibilizar la producción de embriones in vitro, rescatar la genética de yeguas que mueren inesperadamente para su cruzamiento y también posibilita la conservación de équidos en riesgo de extinción.

Los óvulos contribuyen con la mitad de la información genética del individuo. Por ello, la posibilidad de criopreservarlos para luego fecundarlos en forma viable abre nuevas alternativas para el mejoramiento del caballo. A diferencia de la clonación, donde no se produce recombinación del material genético, la conservación del ovocito y su fecundación permiten el cruzamiento entre individuos y contribuye a aumentar la variabilidad genética de la especie. En los caballos de polo, por ejemplo, donde existe un reducido pool de reproductores, es necesario considerar estas herramientas a fin de reducir la consanguinidad y la acumulación de genes deletéreos.

La fertilización in vitro es realizada en nitrógeno líquido a -196 grados Celsius por tiempo indefinido (Shutterstock)

Los ovocitos de las yeguas fueron vitrificados, conservados en nitrógeno líquido a -196 grados Celsius y luego sometidos a fecundación in vitro por microinyección del espermatozoide (ICSI), que es actualmente la única técnica viable para producir embriones in vitro en el caballo. Una vez inyectados los embriones fueron cultivados 7 días y transferidos a yeguas receptoras, lográndose establecer 2 preñeces actualmente en curso.

“Hemos alcanzado buenos resultados, logrando tasas de preñez de superiores al 65% para los embriones ICSI control y 16% para embriones de ovocitos vitrificados”, indicó la doctora Marina Sansiñena. “Si bien consideramos que establecer estas preñeces representa un gran avance en el sentido correcto, no podemos dejar de considerar esta técnica aún en su etapa experimental. Nuestro objetivo a corto plazo es lograr estos resultados con ovocitos aspirados de yeguas donantes, mejorar las tasas de embriones y preñez, y evaluar el estado sanitario de los animales nacidos”, afirmó a Infobae.

«Los caballos son una especie que tiene mucho arraigo cultural, y lo que hace la Argentina con respecto a la biotecnología es muy importante, Argentina produce conocimiento en este ámbito”, sostuvo la doctora Marina Sansiñena, investigadora de UCA-CONICET (Shutterstock)

“Los caballos son una especie que tiene mucho arraigo cultural, y lo que hace la Argentina con respecto a la biotecnología es muy importante, Argentina produce conocimiento en este ámbito”, sostuvo la doctora Sansiñena, al mismo tiempo que explicó: “Para hacer in vitro en el caballo hay dos técnicas: la clonación, donde con esta técnica no se mezcla la genética, no hay recombinación de genes y la fecundación in vitro, donde sí hay presencia tanto del macho como de la hembra”.

“Hemos identificado algunos de los factores que limitaban el éxito en la yegua. En la última campaña logramos establecer dos preñeces que seguiremos monitoreando hasta que lleguen a término”. especificó Sansiñena. “Los potrillos nacerán en la primavera 2020; el seguimiento ecográfico de las preñeces indican que se trata de una hembra y un machonos encontramos ajustando detalles de sincronía de yeguas receptoras«, vaticinó.

Ecografía de preñez. Centro de Trasplante Embrionario La Aguada – Haras el Dok.

Entre los factores limitantes, se encontraron con el problema del estado madurativo, el ritmo de enfriamiento y el calentamiento del óvulo. Los investigadores han observado que las características del desarrollo in vitro del embrión a partir de ovocitos vitrificados difieren sustancialmente de los embriones de ovocitos frescos. “En la última etapa, y con el valioso acompañamiento del frigorífico Lamar S.A. y el Centro de Trasplante Embrionario La Aguada – Haras el Dok.

La criopreservación del óvulo de la yegua tiene pocos antecedentes. Hasta la fecha, existe un único potrilllo nacido en la Universidad de Ghent (Bélgica) en 2018 por una técnica similar. En 2002 la Universidad Estatal de Colorado (USA) informó 2 nacimientos, pero en este caso la fecundación no fue in vitro.

“Un proyecto como este representa un gran desafío logístico, y es siempre el logro de mucha gente de diversas áreas, como la Universidad, la industria y el ámbito científico”, señaló Marina Sansiñena. Cabe recordar que el equino es una producción pecuaria de gran importancia económica y cultural para nuestro país. Argentina es el tercer productor mundial de embriones; se estima que cada equino que ingresa en el sistema es generador de al menos 7-8 puestos de trabajo.

Fuente: Infobae

https://www.infobae.com/salud/ciencia/2020/02/19/yeguas-de-probeta-cientificos-argentinos-lograron-criopreservar-ovulos-de-este-animal-para-luego-fecundarlos-in-vitro/

Comments (0)

dengue

Tags:

Científicos argentinos crearon un test que detecta el virus del dengue en 10 minutos

Posted on 16 febrero 2020 by hj

Investigadores de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y del Conicet , desarrollaron este dispositivo, que ya cuenta con la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) .

Dengue Google

El doctor en biotecnología de la UNSAM, Diego Comerci, aseguró que lo bueno de estas tiras reactivas es que son «portátiles, con resultados rápidos y tienen un costo de producción nacional» y agregó que «es muy importante saber rápidamente donde esta geolocalizado el caso para poder tomar medidas con el domicilio del paciente».

Asimismo, el especialista expresó que «el dengue no se contagia de persona a persona, el vector de contagio es el mosquito, por eso es muy importante saber si un caso da positivo de dónde es, porque es muy probable que esa persona frecuente lugares donde haya más huevos».

Fuente: DERF

https://www.derf.com.ar/crearon-test-contra-el-dengue-n1517323

Comments (0)

coronavirus4

Tags:

Argentinos crearon un método para detectar el coronavirus en apenas 60 minutos que despertó el interés mundial

Posted on 11 febrero 2020 by hj

Franco Goytía (economista), Carla Giménez, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti (científicos del Conicet) fundaron el proyecto Caspr Biotech, que mediante una tecnología de diagnóstico molecular y la creación de un kit portátil para aplicarla, puede detectar de inmediato si un paciente tiene la enfermedad, y así solucionar uno de los grandes problemas para la contención de esta epidemia, que es su propagación durante el período de ventana, cuando es asintomática

Federico Pereyra Bonnet, Lucía Curti, Carla Giménez, Guillermo Repizo (la primera contratación de Caspr Biotech como director de Bioinformática) y Franco Goytía, creadores del kit de detección del coronavirus

Los creadores del diagnóstico de detección del coronavirus más rápido que existe en el mundo son argentinos. Uno de ellos, Franco Goytía, se encuentra en estos momentos en Nueva York, y desde allí habló con Infobae.

Con apenas 24 años, egresado de Economía de la Universidad de San Andrés, Franco y tres investigadores del Conicet –Carla Giménez, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti–, idearon un kit de detección molecular portátil, que en apenas 60 minutos puede decir si una persona está infectada con el virus que hoy tiene en vilo al mundo, ya mató a más de mil personas y afectó a 43 mil.

El joven porteño se encuentra en Manhattan porque está en pleno road show: el proyecto Caspr Biotech –que llevan adelante los cuatro y patentaron en los Estados Unidos– aspira a conseguir inversiones por tres millones de dólares para que el dispositivo, que ya se probó con éxito en pruebas piloto en Misiones y en Brasil para detectar el dengue, se haga masivo.

Hasta el momento, Caspr tiene como inversores a Grid Exponential (una company builder de proyectos de biotecnología en América Latina) e IndieBio (el mayor inversor de biotech en el mundo, localizado en Silicon Valley). A través de ellos consiguieron cerca de 500.000 mil dólares para sus investigaciones.

Goytia –que por pedido de IndieBio se tuvo que mudar a San Francisco– comenta que “esto ha despertado el interés de organismos de salud de distintos países del mundo, así como de distintas instituciones a nivel mundial. Desde el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos) hasta la fundación de Bill Gates que ha hecho un anuncio de destinar 100 millones de dólares para colaborar en la contención de la epidemia”. A pesar de ese interés creciente, por el momento el gobierno chino no se contactó con ellos.

Según Franco, el gran problema que existe hoy con el coronavirus –y en rigor con todas las enfermedades infecciosas– es que la detección se realiza con un método conocido como PCR. “Depende de laboratorios centralizados, personal capacitado, reactivos costosos e importados. Cuesta decena de miles de dólares y, en el mejor de los casos, hay un lapso de tres o cuatro días desde que se toman las muestras hasta los resultados. El coronavirus puede transmitirse de persona a persona por vía aérea, a través de un estornudo y otros tipos de contacto. Esto implica que su propagación puede alcanzar grandes magnitudes».

Una toma de temperatura en China. Esto detecta el síntoma, pero no evita el contagio en el período de ventana.

“En la actual epidemia, el método de screening o de detección se hace a través, digamos, de un termómetro de temperatura avanzado, pero que es básicamente eso. En pocos segundos lee la temperatura, pero a nivel de control de la epidemia tienen grandes falencias. El hecho de que las formas de detección estén basadas en los síntomas omite el período de ventana de la enfermedad, que puede ser de dos semanas o más, en las que la persona puede contagiar pero los síntomas como la temperatura corporal no lo expresan”, explica.

“Aquellas personas con síntomas positivos deben ser aislados en hospitales especializados hasta contar con la confirmación del laboratorio molecular. Esto implica una demora de varios días que, sumada al alto costo que implica, hacen que estos análisis no sean realizados de rutina para todas las personas. En muchos casos el paciente podría no tener coronavirus, pero se lo mantuvo aislado por días en la incertidumbre de si es que verdaderamente era o no portador del virus”, añade.

El valor de cada kit que están en condiciones de producir, según Goytía, “es más o menos de dos dólares. Es súper accesible. Para que te des una idea, en la Argentina trabajamos con un laboratorio en Misiones para la detección del dengue. Cuando conocieron la simplicidad y el costo del sistema, se emocionaron. Muchos reactivos de laboratorio, que son importados, no estaban llegando, y cada test les podía costar 15 dólares”. Cabe mencionar que el gobierno chino ya ha destinado alrededor de 5.500 millones de dólares para intentar detener la epidemia.

Franco Goytía en una charla en los Estados Unidos.

—¿Cuál sería la ventaja comparativa del dispositivo que crearon ustedes?

—Los virus y bacterias que infectan a las personas tienen características únicas, como una huella dactilar que los identifica. El diagnóstico molecular se basa en detectar esta huella única para identificarlo y combatirlo. Y lo novedoso es que a partir de la portabilidad de nuestro kit, en los aeropuertos o en distintos centros de salud, e incluso en la casa, se puede detectar la enfermedad a nivel molecular y evitar así el periodo de ventana. Contar con un método portátil para la detección molecular puede ser la diferencia entre controlar el virus o que se siga expandiendo a pesar de los esfuerzos de los gobiernos y los grandes centros de salud.

El método para detectar coronavirus en 60 minutos en acción.

—¿Cómo funciona el kit?

—La detección se hace a través de nuestro dispositivo más reciente: una tirita tipo Evatest que podemos configurar para detectar cualquier enfermedad infecciosa o mutación genética. Nosotros buscamos cuál es la secuencia del coronavirus y, a partir de eso, en una semana, lo sintetizamos y produjimos el test validado para esta enfermedad. A la tirita se le pone una muestra que, dependiendo de cada target, puede ser un hisopado nasal, orina o sangre. En este caso, lo aconsejable, por la concentración del virus, es un hisopado. En menos de 30 minutos la tirita muestra si da positivo, con una rayita negra, o negativo si no marca nada.

—¿En qué se basa la efectividad del test?

—En la tecnología llamada CRISPR, que ya tiene seis o siete años. Fue un impacto muy grande en la comunidad científíca, porque a partir de una edición genética se pudieron modificar organismos vivos de forma muy precisa, lo que dio el foco para desarrollar distintas terapias. Carla, Federico y Lucía venían trabajando con esa tecnología. Son un grupo pionero, que además de la parte académica estaban interesados en la aplicación concreta de este avance.

Fuente: Infobae

https://www.infobae.com/sociedad/2020/02/11/son-argentinos-y-crearon-un-metodo-para-detectar-el-coronavirus-en-apenas-60-minutos-que-desperto-el-interes-mundial/

Comments (0)


Estimados amigos:
Este sitio no recibe apoyo privado ni estatal. Preferimos que sea así para poder publicar lo que consideramos "buenas noticias" sobre nuestro país de manera independiente. Si te gusta este sitio y querés colaborar para que sigamos online seleccioná un monto y hacé click en Donar.
Gracias por leernos y por tu colaboración!!
Donar:

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!

Humor


Sendra | Sendra


52.gif


DANIEL PAZ & RUDY | Página 12

Daniel Paz & Rudy