Tag Archive | "conicet"

raton2

Tags:

Prometedor: logran recuperar movilidad de ratones con lesión completa de médula espinal

Posted on 29 marzo 2021 by hj

En el trabajo, liderado por un científico del CONICET, los ratones recobraron su capacidad motora tras la inyección de una proteína. Los resultados brindan pistas para el desarrollo de terapias futuras en humanos.

Investigadores argentinos hallaron que, tras la administración de una proteína, ratones con una lesión completa de la médula espinal recuperaron el movimiento, lo que podría tener implicancias terapéuticas en el futuro para pacientes humanos.

El experto trabajó a nivel experimental con un modelo muy estudiado de lesión completa de médula espinal desarrollado en ratas y la proteína administrada fue netrina-1, que se genera y participa activamente durante el desarrollo embrionario. Su función es la de promover el crecimiento, navegación tridimensional y conexión de los axones (cables) del sistema nervioso desde el cerebro hacia las diferentes regiones de la medula espinal.

La proteína guía los axones que componen una vía neuronal llamada “tracto corticoespinal”, cuyos cuerpos neuronales se localizan en la corteza motora y que “controla los movimientos de las extremidades y el tronco, tanto en la habilidad como en la precisión para llevarlos a cabo”, explicó Quintá.

El establecimiento del correcto cableado deja al individuo en condiciones de generar cualquier tipo de movimiento voluntario. Sin embargo, los seres humanos con mutaciones en el gen de netrina-1 desarrollan una patología que se caracteriza por movimientos anormales en espejo. En base a este conocimiento, Quintá pensó que si netrina-1 estimulaba a los axones para crecer, desarrollarse y conectarse, principalmente aquellos que gobiernan el movimiento voluntario durante el desarrollo, tal vez la administración de esa proteína en grandes cantidades en el sitio de la lesión espinal podría tener un efecto terapéutico.

La regeneración axonal, en fotos.
Agencia CyTA-Leloir

 

La inyección de Netrina-1 en la zona de la lesión espinal -lesión total- hizo que los axones cortados no solo volvieran a crecer, sino que se reconectaron con las neuronas dianas por encima y por debajo del sitio de lesión. Los resultados fueron publicados en Journal of Neurotrauma, publicación de la Sociedad Americana de Neurotrauma y de la Sociedad Internacional de Neurotrauma.

Quintá observó que las ratas con lesiones completas de medula espinal recuperaron significativamente su motricidad voluntaria (movimientos completos de su tren trasero y patas) mientras que las ratas lesionadas y tratadas con placebo permanecieron con parálisis completa del tren motor trasero. Asimismo, se visualizó el crecimiento y la reconexión de los axones mediante modernas técnicas de microscopía.

“Esta investigación básica solo es el inicio de un muy largo proceso que intentará generar un tratamiento desde el laboratorio de investigación hacia la cama del paciente. Y, para eso, se necesita contar con un real apoyo de los distintos estamentos gubernamentales, no solo del ámbito científicos, sino también clínicos, así como de instituciones públicas y privadas”, concluyó Quintá.

Fuente: Ambito

https://www.ambito.com/informacion-general/ciencia/prometedor-logran-recuperar-movilidad-ratones-lesion-completa-medula-espinal-n5180276

Comments (0)

capdevilla

Tags:

Científicas Argentinas obtienen un premio internacional por sus estudios sobre patógenos

Posted on 24 noviembre 2020 by hj

La organización eLife distinguió a Daiana Capdevila y a María Eugenia Segretin

Científicas del CONICET fueron galardonadas con el Premio Ben Barres que otorga eLife, una organización sin fines de lucro fundada en 2011 por el Instituto Médico Howard Hughes, de Estados Unidos, la Sociedad Max Planck, de Alemania, y el Wellcome Trust, del Reino Unido.

Se trata de Daiana Capdevila, del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBA, CONICET- FUNDACION INSTITUTO LELOIR), quien estudia la resistencia de bacterias a los antibióticos y al sistema inmune, y de María Eugenia Segretin, del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres” (INGEBI, CONICET), cuyas investigaciones apuntan a revelar la base molecular de la interacción entre las papas y el patógeno que causó la gran hambruna irlandesa de mediados del siglo XIX y continúa provocando estragos en el agro.

La distinción concede fondos para investigación y tiene como objetivo “crear un ambiente más inclusivo en las ciencias”, dando visibilidad y generando oportunidades de colaboración a científicos que hayan obtenido resultados relevantes y pertenezcan a grupos subrepresentados, como mujeres, personas que integran minorías étnicas o científicos de países donde los recursos son limitados.

“Recibir este premio es una gran alegría porque nos da recursos necesarios para hacer más experimentos e impulsar así nuestra línea de investigación”, afirma Capdevila, jefa del Laboratorio Fisicoquímica de Enfermedades Infecciosas en el IIBA y agrega: “El Premio Ben Barres refleja lo que creo que es necesario en ciencia: valorar los desarrollos no como cosas en el vacío sino como el producto del esfuerzo colectivo en un contexto que plantea dificultades particulares”.

“El Premio Ben Barres nos permitirá acceder a tecnologías de vanguardia para abordar el objetivo de la investigación que llevo adelante, además de generar un contexto interesante para el establecimiento de nuevas colaboraciones y futuros desafíos”, afirma, por su parte, Segretin.

Avance científico relevante

Uno de los requisitos para postular al premio es haber publicado un avance científico relevante en eLife, una revista de acceso abierto y altos estándares de calidad cuyo editor en jefe fue, hasta 2019, el premio Nobel Randy Schekman, sucedido en el cargo por Michael Eisen, investigador de la Universidad de California y del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI), con sede en Chevy Chase (Maryland), Estados Unidos.

En 2018, Capdevila y colegas publicaron un trabajo en esa revista que describe cambios a nivel atómico que ocurren en una proteína llamada AdcR presente en el neumococo (Streptococcus pneumoniae), un patógeno que figura en la lista de prioridades de la Organización Mundial de la Salud para el desarrollo de nuevos fármacos. Causa desde infecciones del oído y sinusitis hasta neumonías y meningitis, dos de las principales causas de morbilidad y mortalidad en niños y adultos mayores.

La proteína AdcR integra la lista de los llamados “represores de resistencia a múltiples antibióticos” del neumococo (MarR por sus siglas en inglés), que son los sensores que le avisan a la bacteria que está en peligro. En el caso de AdcR, detecta la falta de zinc: un metal presente en el medio celular que la bacteria usa como nutriente. Si las concentraciones son altas, el patógeno puede intoxicarse, pero si falta no puede sobrevivir. “La proteína AdcR le permite alcanzar un balance entre ambos extremos”, explica Capdevila, quien es doctora en química egresada de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y días atrás recibió el Premio Nacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” en la categoría Beca por un proyecto que apunta a monitorear la calidad del agua que consumen los habitantes de la Cuenca Matanza- Riachuelo.

Entender las bases moleculares de cómo las bacterias aprenden a resistir la alternancia entre hambruna e intoxicación que sufren en el cuerpo humano podría permitir pensar en nuevas estrategias que no maten a todas las bacterias, sino que solo restrinjan el crecimiento de las más patogénicas. “De hecho, es una estrategia muy explotada por nuestro sistema inmune, que intoxica a las bacterias con muchos metales y restringe la disponibilidad de otros que pueden favorecer su multiplicación”, explica Capdevila.

“Mi enfoque es tratar de entender desde una perspectiva biofísica cómo pequeños cambios en la posición y el movimiento de los átomos en algunas moléculas permiten que las bacterias adquieran esa resistencia y a partir de ese conocimiento desarrollar nuevas estrategias antimicrobianas”, indica Capdevila.

Segretin, por su parte, estudia la patogenicidad de Phytophthora infestans, agente causal de la enfermedad conocida como “tizón tardío”. En particular, se concentra en estudiar las proteínas secretadas por este oomicete (llamadas efectores) y cómo éstas interactúan con proteínas de la planta para promover la infección y colonización en variedades depapa que se cultivan en Argentina.

“Estas proteínas pueden ser reconocidas por receptores inmunes presentes en algunas plantas y ese reconocimiento es crucial para la resistencia al patógeno. Allí radica la importancia de estudiar la variabilidad de estas moléculas presentes en poblaciones locales del patógeno”, puntualiza Segretin.

En 2018, Segretin también participó como coautora en un trabajo publicado en eLife y liderado por colegas del Reino Unido en el Imperial College London, en Londres, y The Sainsbury Laboratory, en Norwich. En este trabajo se describe cómo una proteína efectora de Phytophthora infestans (llamada PexRD54) es liberada al interior de la célula vegetal para manipular su maquinaria interna en beneficio propio y en detrimento de la planta.

En la actualidad, el control de la plaga requiere la aplicación constante defungicidas, con las desventajas asociadas. “El desafío actual es generar conocimiento y utilizarlo para el desarrollo de estrategias novedosas que permitan proteger a los cultivos frente a diversos patógenos, con menor impacto ambiental y mayor eficiencia”, señala Segretin.

Y agrega: “Desarrollar nuevas estrategias de resistencia a patógenos como Phytophthora infestans que puedan ser transferidas para el mejoramiento de cultivos ha sido el objetivo principal durante gran parte de mi desarrollo profesional”.

Fuente: Agencia CyTA-Leloir

https://www.conicet.gov.ar/cientificas-del-conicet-obtienen-un-premio-internacional-por-sus-estudios-sobre-patogenos/?fbclid=IwAR0B_DhZHxN8SesnDq-Uy-LgMxbk5dUmXP-F2MWCa1jBhU-AIldV62vu2wo

Comments (0)

conicet

Tags:

El Conicet fue elegido como la mejor institución gubernamental de ciencia de Latinoamérica

Posted on 16 septiembre 2020 by hj

El SCImago Institutions Ranking ubicó en primer lugar al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) entre un total de setenta organismos gubernamentales latinoamericanos dedicados a la investigación. Se trata de una de las fuentes que integran la prestigiosa base de datos internacional Scopus.

El organismo argentino además se ubicó como el segundo mejor sobre la totalidad de los organismos públicos, privados y educativos de toda la región.

Entre las más de 7.000 instituciones académicas y científicas centradas en la investigación de todo el mundo, el Conicet alcanzó la posición 230 del Ranking SCImago 2020 y se ubicó en el puesto 26 de entre los más de 1.400 organismos de Gobierno que fueron tomados en cuenta.

«En ese mismo ámbito de instituciones gubernamentales, pero a nivel global, ostenta el puesto 107 entre más de 7.000 instituciones, y el puesto número 13 en el mundo, en lo que respecta al indicador Investigación en instituciones de gobierno», explicó el Conicet en su sitio web.

Entre los criterios de medición, SCImago considera como factor más relevante lo relacionado a la Investigación en función de la producción científica publicada.

«Estos indicadores miden el impacto normalizado de la producción científica, la excelencia medida en función de la publicación en los que la institución es el principal contribuyente, el total de publicaciones realizadas en el período, el liderazgo científico adquirido a nivel institucional, la colaboración internacional y el porcentaje de documentos publicados en revistas Acceso Abierto», añadieron desde el Conicet.

En el puesto número uno del ranking SCImago se ubicó, una vez más, la Academia de Ciencias de China.

Fuente: Minuto Uno.

https://www.somosjujuy.com.ar/principal/nacionales/193668-el-conicet-fue-elegido-como-la-mejor-institucion-gubernamental-de-ciencia-de-latinoamerica

Comments (0)

moroni

Tags:

Científico Argentino del CONICET fue reconocido por La Sociedad de Física e Historia Natural de Ginebra

Posted on 25 febrero 2020 by hj

El biólogo del CONICET Pablo Moroni fue galardonado con el premio Augustin-Pyramus de Candolle en su edición 2020. El reconocimiento se entrega cada cuatro años a jóvenes científicos con carreras prometedoras en Botánica.

Pablo Moroni

Pablo Moroni, becario del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Instituto de Botánica Darwinion (IBODA, CONICET-ANCEFN) fue galardonado con el premio Augustin- Pyramus de Candolle, otorgado por La Sociedad de Física e Historia Natural de Ginebra (SPHN, por sus siglas en francés) en su edición 2020.

Se trata de un reconocimiento internacional a la calidad del trabajo y la competencia del galardonado investigador. El premio, que se entrega cada cuatro años desde 1841, tiene por objetivo fomentar la publicación de monografías en taxonomía vegetal. Este año, el comité evaluador, compuesto por notables de esta rama científica, enfrentó la difícil tarea de seleccionar al científico argentino de entre numerosas postulaciones de diferentes partes del globo.

La investigación que convirtió a Moroni en merecedor de tan alto reconocimiento versa sobre la taxonomía y la sistemática del género neotropical Duranta L., el cual se encuentra distribuido exclusivamente en el continente americano. “Duranta comprende 31 especies de arbustos y pequeños árboles caracterizados por poseer frutos drupáceos con el cáliz acrescente, lo que otorga a las plantas un grácil y distinguido aspecto cuando fructifican” explica el científico.

Sobre su investigación la SPHN expresó: “Su monografía, con los datos de nomenclatura, identificación, claves, descripciones de taxones e ilustraciones, representa, de hecho, un gran paso para comprender todos los aspectos del género Duranta”. Cabe destacar que con anterioridad al trabajo presentado por Moroni, no existe un trabajo taxonómico integral para el género.

El honor que distinguió a Moroni como “el joven botánico más prometedor” llega incluso antes de obtener su título de doctorado en ciencias biológicas, lo que constituye según la SPHN un “aspecto impresionante digno de reconocimiento”.

Por su parte, Moroni se mostró sorprendido: “sabía que la investigación era completa pero al ser una convocatoria abierta a nivel internacional no pensé realmente que sería seleccionado”.

Pablo Moroni ha participado en publicaciones internacionales sobre la taxonomía y la intrincada nomenclatura de los géneros Bouchea Cham. y Duranta L. (Verbenaceae), así como en la elaboración de los tratamientos taxonómicos de diversos géneros de Lamiaceae y Plantaginaceae en el marco del proyecto Flora Argentina.

Fuente: Conicet

https://www.conicet.gov.ar/cientifico-del-conicet-reconocido-por-la-sociedad-de-fisica-e-historia-natural-de-ginebra/?fbclid=IwAR0NKi-CsgttcO9UIEKG10WIoHbMql64Jm6g8oCM5piWbEiS-Uj8xgirBFo

Comments (0)

Sandra-Diaz-cientifica-700×395

Tags:

Una bióloga argentina quedó entre las 10 científicas más importantes del mundo

Posted on 19 diciembre 2019 by hj

La bióloga cordobesa Sandra Díaz, investigadora de Conicet, quien copresidió el Informe Global sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos de las Naciones Unidas (Ipbes), fue incluida por la revista Nature entre las diez figuras científicas más importantes de 2019 y afirmó que «la naturaleza no nos diferencia, todos estamos interconectados entre nosotros y con la naturaleza de una forma inexplicable».

«El informe de Ipbes dejó bien en claro que estamos interconectados de una forma inexplicable entre nosotros y la naturaleza, y lo que haga una región va a afectar indefectiblemente al mundo», dijo hoy a Télam la doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).
Díaz, quien también fue reconocida este año por su aporte a la ciencia por la Fundación Bunge y Born junto al doctor en Ciencias Agropecuarias Lucas Alejandro Garibaldi, con los Premios Científicos 2019 en Ecología, también reveló -como parte de las conclusiones del Ipbes- que «más de un millón de especies en el mundo se encuentran amenazadas, gravemente enfermas y en riesgo de extinción».
«El proceso de aceleración de los graves síntomas que padecen nuestras especies a nivel global no quiere decir que están condenadas, sino que su destino depende de nosotros», afirmó la bióloga, quien junto al antropólogo Eduardo Brondízio, de la Universidad de Indiana Bloomington, y el ecologista Josef Settele, del Centro Helmholtz de Investigación Ambiental en Halle, Alemania, coordinaron el trabajo de expertos de 51 países y estudiaron más de 15.000 fuentes de información para la elaboración del informe Ipbes.
Según publicó Nature, el informe final del Ipbes, de 1.500 páginas, vaticina que las naciones no cumplirán con la mayoría de los objetivos globales en biodiversidad y desarrollo sostenible a menos que hagan cambios drásticos como abandonar la idea de que las economías deben crecer constantemente.
«No podemos vivir una vida plena, una vida como la conocemos, sin la naturaleza», dijo Díaz, que agregó que «se necesita un nuevo modelo económico para la naturaleza y las personas».
Esos hallazgos alarmantes provienen de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas (Ipbes), aprobado por los 129 estados miembro de Naciones Unidas en el mes de mayo, cuyas principales conclusiones fueron publicadas en la revista Science la semana pasada para la comunidad científica y los tomadores de decisiones a nivel mundial.
Los informes de evaluación de Ipbes se centran en aportar respuestas a preguntas claves como por qué es importante la diversidad biológica, cuáles son los progresos, las principales amenazas y las políticas e instituciones que lleven a un futuro más sostenible.
Según la científica, si seguimos haciendo las cosas como hasta ahora, las proyecciones de lo que podría pasar en 2050 en el clima, en la regulación del agua, en eventos extremos, «pintan muy mal, donde las desigualdades se van a exacerbar».
«La región del Mediterráneo es una de las que figura en rojo en el cambio climático y el crecimiento en precipitaciones», detalló Díaz.
Además de Díaz, Nature también distinguió a Ricardo Magnus Osório Galvão, el físico brasileño que se enfrentó con su gobierno al remarcar la aceleración de la tala indiscriminada del Amazonas, donde las últimas cifras de noviembre del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) mostraron que cerca de 9.762 kilómetros de tierra, un área más grande que Puerto Rico, fue despejada entre agosto de 2018 y julio de 2019, un 30% más respecto al año anterior.
También figura Nenad Sestan, de la Universidad de Yale, que detectó actividad eléctrica en cerebros de cerdos muertos; Jean-Jacques Muyembe Tamfum, el luchador contra el Ébola; Yohannes Haile-Selassie, que descubrió un cráneo admirablemente conservado de 3,8 millones de años de antigüedad, y a John Martins, un físico que dirigió la primera demostración de Google de una computadora cuántica que podría superar a las máquinas convencionales.
Nature también incluyó entre las personas más influyentes del año a Greta Thunberg, la adolescente sueca que puso en primer plano la discusión por el cambio climático.

Fuente: Diario UNO

https://www.diariouno.com.ar/sociedad/biologa-argentina-quedo-10-cientificas-importantes-mundo-12182019_BJgRuAvCr?fbclid=IwAR1T0xBSUniR8lYL33y8mYNJ1b1R3oUIQNsCyqgFvEpMn1p7s1VW-O8SG5M

Comments (0)

conicetpremio3

Tags:

La Academia Mundial de Ciencias premió a tres investigadores argentinos del Conicet

Posted on 22 diciembre 2018 by hj

Fueron distinguidos por sus valiosas investigaciones para el desarrollo sustentable


Noemí Zaritzky, una de las galardonadas. (Clarín)

La Academia Mundial de Ciencias (TWAS) premió a tres investigadores argentinos del Conicet: Noemí Zaritzky, Esteban Jobbagy y Alejandro Schinder, quienes el año que viene viajarán a Italia para recibir oficialmente el galardón.

Los requisitos para acceder al reconocimiento eran: haber realizado una labor científica importante para el desarrollo sustentable y llevar al menos 10 años viviendo y trabajando en el país.

A su vez, la misma entidad científica sumó 46 nuevos miembros y entre ellas hay dos investigadoras argentinas del Conicet. Se trata de la doctora en química Marta Litter y la doctora en física Cristina Mandrini. Litter es autora de más de 200 artículos en revistas científicas internacionales, y Mandrini, desarrolladora de un método novedoso para calcular la ubicación de la liberación de energía magnética en la atmósfera solar, según publicó Clarín.

Uno por uno

La profesora Zaritzky de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, fue la única mujer reconocida por el galardón este año en todas las categorías.

En diálogo con Perfil, manifestó: «Estoy realmente muy contenta por este premio de carácter internacional en un área tan competitiva como son las ciencias de la ingeniería».

“Comencé a estudiar ingeniería en 1967 y egresé en 1971. Tenía 20 años cuando me recibí de ingeniera química», contó y reflexionó: «En esos años, mi curso era de unos cien alumnos y solamente cuatro éramos mujeres. Afortunadamente, hoy hay muchas más alumnas mujeres en ingeniería química”.

Esteban Jobbagy. (Clarín)

Otro de los ganadores, Esteban Jobbagy, también es investigador del Conicet pero en el Grupo de Estudios Ambientales del Instituto de Matemática Aplicada de San Luis.

«Mi trabajo se centra en comprender cómo las plantas y lo que hacemos con la tierra afecta al ciclo del agua. Eso va desde mirar la superficie de la tierra con satélites hasta cavar pozos en el campo para seguir los movimientos del agua de las napas», detalló.

Alejandro Schinder, director del Laboratorio de Plasticidad Neuronal en la Fundación Instituto Leloir, es el tercer científico argentino distinguido con este premio.

Alejandro Schinder. (Clarín)

Schinder trabaja con las neuronas recién generadas en el cerebro adulto. En esta línea, explicó en relación a sus descubrimientos: «Encontramos que un circuito muy particular de células nerviosas, denominadas ‘interneuronas gabaérgicas’, es el responsable de activar el desarrollo de las neuronas nuevas, y también de captarlas e integrarlas a los circuitos del hipocampo, donde contribuyen a completar los procesos de aprendizaje».

Presupuesto para la ciencia

Los galardonados hicieron hincapié en los problemas presupuestarios en las diferentes áreas de investigación.

«Es un contexto científico difícil en estos años en Argentina, con la financiación muy acotada y pocas señales de que eso cambie», sostuvo Jobbagy. En ese sentido, Zaritzky manifestó que “las autoridades que financian la investigación científica y tecnológica deben tener en cuenta que invertir en estas actividades no es un lujo sino una necesidad».

Fuente: La Voz

https://www.lavoz.com.ar/ciencia/tres-cientificos-del-conicet-recibieron-un-prestigioso-premio-internacional

Comments (0)


Estimados amigos:
Este sitio no recibe apoyo privado ni estatal. Preferimos que sea así para poder publicar lo que consideramos "buenas noticias" sobre nuestro país de manera independiente. Si te gusta este sitio y querés colaborar para que sigamos online seleccioná un monto y hacé click en Donar.
Gracias por leernos y por tu colaboración!!
Donar:

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!

Humor


Sendra | Sendra


24.gif


DANIEL PAZ & RUDY | Página 12

Daniel Paz & Rudy