Archive | marzo, 2018

Ingeniería Naval: estudiantes argentinos logran el primer puesto en una competencia internacional

Tags:

Ingeniería Naval: estudiantes argentinos logran el primer puesto en una competencia internacional

Posted on 29 marzo 2018 by hj

Los jóvenes de la UTN participaron de la competencia con un proyecto de remolcador oceánico para plataformas petrolíferas que operan en el sur argentino: su función es provisionarlas, combatir incendios, posicionarlas, asistirlas, tendido de campo de anclas y combatir la contaminación, entre otras.

Martin Jacoby, Nicolás Maslein, Ignacio Agustín Lozano y Federico Cascon, estudiantes de Ingeniería Naval de la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires (UTN), lograron el primer puesto en una competencia internacional que llena de orgullo la institución donde estudian.

Esta fue la primera vez que la UTN Buenos Aires se presentó en la competencia aunque hace ya siete años, la Facultad se asoció a la SNAME (Society of Naval Architects and Marine Engineers), a través de un capítulo estudiantil, denominado Argentinean National Technological University (ANTU). La UTNBA tiene la única representación en Sudamérica.

«A fin de año Silvina Logarzo, representante de la Facultad ante SNAME, nos propuso participar de esta competencia, -comentó Martín Jacoby-. Con Nicolás Maslein íbamos desarrollando un Proyecto Final de carrera que se ajustaba a los requerimientos», explicó Martin Jacoby de sus compañeros y el proyecto inicial.

En ese sentido, Jacoby comentó que «acordamos con los docentes que podríamos ir presentando los trabajos en inglés. Ya para febrero nos dimos cuenta el gran trabajo que todo esto implicaba. Por eso hicimos una convocatoria a través del Departamento de Ingeniería Naval, para sumar estudiantes de años inferiores». Así, se incorporaron al grupo Ignacio Lozano y Federico Cascon.

«Fue la primera vez que participamos de un proyecto. Es una experiencia increíble con un resultado que no imaginábamos, -afirmó Lozano-. Lo que más nos costó fue la distribución del tiempo entre la cursada, el trabajo y el proyecto. La organización fue la clave».

Cascon por su parte agregó que «este tipo de proyectos te permite aplicar e integrar los conocimientos que se ven durante la carrera, y que en la mayoría de los casos se dictan de manera aislada».

«Federico e Ignacio hicieron un aporte muy importante. Trabajamos con distribución de trabajo, y pusimos sobre la mesa los problemas que salían, y así lo fuimos armando», comentó Jacoby, quien destacó la ayuda de docentes y autoridades del Departamento que colaboraron para que pudieran realizar la entrega en el mes de junio.

«El resultado nos sorprendió. Sabíamos que habíamos preparado algo interesante, porque muchos docentes que nos prestaron ayuda, fuera de horario de clases, nos habían dicho que era un buen proyecto», agregó el estudiante.

La entrega de premios se realizó en el mes de octubre en Houston, EEUU, sede de la SNAME MARITIME CONVENTION. Durante la ceremonia, a la que pudieron asistir gracias a la ayuda de la Facultad, conocieron al resto de los competidores. «Participaron 10 universidades, y alrededor de 25 proyectos, -mencionó Jacoby-. Nos reconocieron como pioneros, ya que hay otras universidades, como las noruegas, que se presentan año a año y que no siempre logran entrar en la terna ganadora».

«Corríamos con la desventaja del idioma, porque el proyecto debía presentarse en inglés, -agregó Cascon-. Y con el hecho de que los cuatro estudiamos y trabajamos, algo que no sucede en el resto de las universidades del mundo y que supone un mayor esfuerzo para que alcance el tiempo dedicado al desarrollo del proyecto».

Sobre este punto, los estudiantes afirmaron: «En cuanto al nivel académico, y contra el propio prejuicio, nos sentimos a la par del resto de las universidades. Creíamos que iba a haber diferencia en ese sentido. Pero la verdadera diferencia está en los recursos, ya sea en programas informáticos o en la posibilidad de contar con un canal de ensayos para hacer pruebas y laboratorios».

A la convocatoria inicial se presentó un segundo grupo de estudiantes, interesados en participar, que trabajó buena parte del año en un remolcador de puerto. Por una cuestión de tiempos, decidieron presentarse el próximo año. «Lo que hicimos no solo tiene repercusión en nosotros; tiene que ser un aporte para los que vengan, -aseguró Lozano-. Queremos fomentar la experiencia para que en los próximos años se presenten más proyectos; para que este tipo de iniciativas motiven la investigación entre los estudiantes».

Los ganadores de la edición 2017: Universidad Tecnológica Nacional- Anchor Handling Tug Supply Safety & Rescue Vessel; University of Michigan – Ballast-Free LNG Carrier; Norwegian University of Science and Technology – Zero Emission Cruise Ferry; University of Michigan – Multi- Mission UUV Deployment Nuclear Submarine. (VICTOR INGRASSIA – INFOBAE)

Fuente: Infobae

http://www.nuestromar.org/66055-03-2018/ingenier-naval-estudiantes-argentinos-logran-primer-puesto-en-una-competencia-internacional?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

Comments (0)

ORT Robótica

Tags:

Orgullo nacional: alumnos argentinos brillaron en una prestigiosa competencia internacional de robótica

Posted on 29 marzo 2018 by hj

 

Dos autos de 42 x 31 centímetros, provistos de cables, sensores y placas, se mueven solos. Siguen una línea negra y nunca se desentienden de ella. Frenan en los semáforos rojos, aguardan cuando la barrera está baja, disminuyen la velocidad en las lomas de burro. Los robots jamás se chocan entre ellos. No hay piloto, pero cuando termina el recorrido los chicos festejan.

La escena se dio el jueves pasado, en la competencia Robotraffic que cada año organiza el Technion, el Instituto Tecnológico de Israel, una referencia mundial en robótica. Quienes festejaron fueron alumnos de la ORT de Almagro que lograron reconocimientos en tres categorías diferentes.

Recién llegados de Israel, visitaron los estudios de Infobae. Todos remarcaron que el logro fue fruto de un largo recorrido, imposible sin la colaboración de otros compañeros. A fines del año pasado, los llamaron para participar del evento, al igual que vienen invitando a la escuela desde hace cinco años. Esta vez, sin embargo, los resultados fueron notables.

En enero, mientras todos estaban de vacaciones, los tres chicos de sexto año -Mateo Bartellini, Damián Melamed y Franco Zelener- dedicaban parte de su tiempo al objetivo. Avanzaron en sus casas en el diseño de las piezas en 3D, en el funcionamiento y la programación del robot. Desde el 14 de febrero, cuando volvieron al colegio, se abocaron por completo a la preparación. Todos los días desde las 8 de la mañana hasta, en ocasiones, las 11 de la noche para diseñar los dos robots.

«Para construir un robot se necesita tener una base. Nosotros tenemos un auto de los que se compran a escala. Lo desarmamos por completo solo dejando las ruedas y el motor de dirección. Después pensamos en las necesidades, qué había que agregar. Y del análisis pasamos al desarrollo, a construir los circuitos y las placas», detalló Damián.

Franco se encargó de llevar las placas a la realidad. «La función del robot es básicamente imitar la movilidad de un auto automático. Hacerlo seguir una línea, que frene cuando tiene que frenar, que siga las señales cuando se tiene que desviar. Responder ante situaciones de la vida real sin un piloto, como los vehículos autónomos», explicó.

El último paso fue la programación, la etapa más densa del trabajo. «Uno puede ir probando, pero van surgiendo problemas chiquitos todo el tiempo y hay que ir corrigiendo sobre la marcha», comentaron. Con avances y ciertos retrocesos, lograron dos robots confiables, lo más predecibles posible.

Cuando por fin llegaron a Haifa, los primeros dos días fueron de prueba. Tantear la pista oficial, conocer sus obstáculos y calibrar los equipos. Esos días fueron también momentos de compartir. «Más allá de toda esa experiencia, pudimos compartir momentos con chicos de otros países. De México, de Rusia, de Estados Unidos, Israel. Aunque en la competencia uno quiere ganar y ahí la relación no es tan buena, fuera del Technion incluso nos ayudamos mutuamente en algunos casos», contó Damián.

La competencia giró en torno a seguridad vial y vehículos autónomos. Los chicos lograron primeros y segundos puestos en tres categorías. En Racing, cuyo objetivo era seguir una línea negra sobre fondo blanco a la mayor velocidad posible. También en Careful Driving y en Advanced Careful Driving, las categorías principales, donde se espera que los autos respeten semáforos, distintas señales de tránsito y que identifique peatones.

A su vez, debían idear un proyecto sobre protección vial de conductores de bicicletas electrónicas. «El nuestro consistía en una aplicación que usando la cámara del celular detecta posibles amenazas o riesgos para los ciclistas y así detiene la bicicleta para evitar accidentes», comentó Mateo.

A medida que avanzaban en los prototipos, se daban cuenta de que lo que tenían entre manos era bueno. Lo que no sabían era con qué panorama se encontrarían en los competidores. Tampco sabían si surgiría algún inconveniente en la pista.

«Siempre surgen imprevistos. Previo a la competencia habíamos trabajado en equipo para tratar de sacarle obsesivamente todos los problemas que podía tener el auto. Según el ángulo de visión de las señales o semáforos, podía ser que el auto no respetara alguna de ellas. Tuvimos que hacer todas las calibraciones para que respondiera como queríamos», dijo Federico Freccero, profesor del club de robótica, que acompañó a la delegación.

 

La respuesta de los robots fue óptima. Los numerosos sensores, pequeños agujeritos debajo de los equipos, actuaron de acuerdo a las señales. Fueron eficientes, rápidos cuando debieron serlo, prudentes cuando así lo marcaba el camino. Hoy los chicos, además de con sus robots, se muestran orgullosos junto a sus trofeos.

Fuente: Radio Cadena Sol

Orgullo nacional: alumnos argentinos brillaron en una prestigiosa competencia internacional de robótica

Comments (0)

06032018

Tags:

Científicos platenses lograron desactivar el crecimiento de tumores de hipófisis

Posted on 06 marzo 2018 by hj

Virólogos moleculares de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y neuroendocrinólogos de la Facultad de Medicina de la UBA, desactivaron la capacidad de crecimiento de tumores de hipófisis utilizando virus de insectos que no se replican en células de mamíferos.

por Blanco Negro

Los investigadores desactivaron la capacidad de crecimiento de tumores de hipófisis al bloquear una proteína que se expresa en niveles altos en células tumorales y las protege de la muerte celular programada (apoptosis).

Con ese objetivo diseñaron y construyeron vectores virales que utilizaron como vehículos para la introducción de ácidos nucleicos capaces de bloquear la expresión de la proteína en cuestión, conocida como “humanina” (en humanos, y “ratina”, la versión que se encuentra en ratas).

La colaboración entre el equipo de neuroendocrinología dirigido por Adriana Seilicovich (INBIOMED, UBA-CONICET) y el laboratorio de virología molecular dirigido por Víctor Romanowski (IBBM, UNLP-CONICET) se inició a partir de una charla de café entre dos jóvenes amigos que se encontraban finalizando sus tesis doctorales en sendos laboratorios.

Florencia Gottardo (UBA) y Matías Pidre (UNLP) habían compartido sus estudios de grado en la Universidad Nacional de Quilmes y, además de compartir alegrías y preocupaciones personales, intercambiaban noticias sobre sus investigaciones.

Discutiendo sobre cómo atacar a las células tumorales que estudiaba Florencia en el INBIOMED y que proliferaban con la ayuda de la humanina/ratina, Matías le propuso aprovechar la capacidad de los baculovirus, que había aprendido a manipular en el IBBM.

Los baculovirus son virus de insectos que no se replican en células de mamíferos, pero conservan la capacidad de ingresar eficientemente en diferentes tipos celulares. Diseñaron un gen artificial que actuaría como una “bala mágica” dirigida únicamente a la humanina/ratina y lo introdujeron en el genoma del virus de manera que fuera el único gen que se exprese al ingresar en células de mamíferos.

Al introducir el gen vehiculizado por el baculovirus (transducción), una RNA polimerasa de las células tumorales dirige la síntesis de un RNA (shRNA, RNA pequeño con estructura de horquilla) que bloquea la expresión únicamente de la humanina/ratina al reconocer en forma específica su mRNA (RNA mensajero).

Este fenómeno se conoce como “silenciamiento postranscripcional de genes” y es una estrategia eficiente que permite disminuir notablemente (hasta anular) la expresión de genes seleccionados.

Este estudio, que puede aprovecharse como base para una estrategia de terapia génica antitumoral, fue refljada por la publicación periódica Apoptosis.

Fuente: Info Blanco Sobre Negro

http://infoblancosobrenegro.com/noticias/19815-cientificos-platenses-lograron-desactivar-el-crecimiento-de-tumores-de-hipofisis

Comments (1)


Estimados amigos:
Este sitio no recibe apoyo privado ni estatal. Preferimos que sea así para poder publicar lo que consideramos "buenas noticias" sobre nuestro país de manera independiente. Si te gusta este sitio y querés colaborar para que sigamos online seleccioná un monto y hacé click en Donar.
Gracias por leernos y por tu colaboración!!
Donar:

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!

Humor


Sendra | Sendra


43.gif


DANIEL PAZ & RUDY | Página 12

Daniel Paz & Rudy