14 noviembre 2008

La Argentina llega al top ten en calidad del software

Además de constituir una exigencia de la ley que promueve los servicios informáticos, la obtención de una certificación de calidad es una carta de presentación necesaria para las empresas informáticas locales en su pelea para conseguir clientes en los mercados externos

La industria argentina del software y los servicios informáticos (SSI) se encuentra en camino de ingresar al top ten mundial de calidad de sus procesos de producción.
De acuerdo a un informe publicado por el Instituto de Ingeniería del Software (SEI, sigla en inglés) de la universidad estadounidense de Carnegie-Mellon, el país se encontraba en la primera mitad del año en el puesto 12 en el mundo en cuanto a la cantidad de empresas que certificaron un nivel de maduración (CMMI), reconocido en todo el mundo como uno de los estándares de calidad más altos y exigentes en el ambiente informático.

Puntos Importantes
La industria SSI local mueve un volumen de negocios anual superior a los 7 mil millones de pesos, con exportaciones que este año superarán los 1.350 millones de pesos.
En la Argentina se trabaja en una versión de la norma ISO para certificar productos de software.
Mientras el estándar CMMI tiene cinco niveles que apuntan al proceso de producción y desarrollo, para hacerlos más predecibles y controlados, las ISO se enfocan más en el producto final.
La Argentina “está en el camino” de superar esa posición e ingresar a un lugar entre los 10 primeros puestos de ese ranking, estimó Manu Prego, director general del Instituto Europeo de Software (ESI, sigla en inglés), ante una consulta de iProfesional.com.

“En términos relativos ya estamos en el top ten”, respondió por su parte ante este medio Miguel Calello, presidente de la cámara de empresas del sector (CESSI. Informó al respecto que “hoy quizás ya hay 60 empresas” que tienen alguna certificación reconocida internacionalmente.
El avance del país es notable, según Prego, porque hace dos años había menos de 10 empresas con certificación en alguno de los cinco niveles de CMMI. En los dos últimos años es el cuarto país que más creció en cantidad de compañías certificadas, más que Canadá y Australia. En América latina está sólo detrás de Brasil.
¿Por qué es importante para las compañías locales exhibir una certificación de sus procesos y de sus productos? Por un lado, aquellas 240 empresas que ingresaron a la ley de 25.922 de promoción de la industria del software necesitan conseguir esa certificación para continuar gozando de los beneficios fiscales que establece esa norma.
De acuerdo a esa ley, dos años después de ingresar al régimen promocional, la compañía debe contar con algún nivel de certificación. Calello (en la fotografía inferior) informó a iProfesional.com que casi el 90% de las empresas que ingresaron al sistema ya cumplieron con ese requisito.

Pero además de esta exigencia por el lado interno, obtener una certificación de calidad es una carta de presentación que necesita la empresa para conseguir clientes en los mercados externos.
La certificación también es vista como una cualidad necesaria en el marco de la crisis financiera internacional. “Cuando hay mucha demanda y poca oferta la gente compra cualquier cosa, pero en épocas de fuerte oferta y poca demanda, ésta es selectiva”, señaló Carlos Pallotti, presidente de Lupa Corporation.
Carlos Gianella, presidente de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) bonaerense, un organismo creado por el gobernador Daniel Scioli para fomentar la investigación y el desarrollo en un ambiente entre el Estado, la academia y el sector privado, destacó que la certificación “es un tema crítico para que las empresas trabajen y exporten con calidad”. En ese sentido, señaló que se trata de una situación similar a la que vive el sector agropecuario con la trazabilidad de sus productos, en especial los alimenticios.
La industria SSI local mueve un volumen de negocios anual superior a los $7.000 millones, con exportaciones que este año superarán los $1.350 millones.

Nuevos estándares
Unos 200 desarrolladores, investigadores y empresarios de software y servicios informáticos, procedentes de unos 20 países, estuvieron entre el miércoles y este viernes en Mar del Plata, pero no participaron ni en el tradicional festival de cine ni en los torneos juveniles bonaerenses ni en los preparativos para la final de la Copa Davis.
En el hotel Hermitage, el mismo donde se alojaron varios de los directores y actores que protagonizan el encuentro cinematográfico, se capacitaron sobre los procesos de calidad CMMI, durante la Conferencia SEPG LA.
En la actividad, que organiza la Comisión de Investigaciones Científicas bonaerense y el ESI Center Cono Sur, Calello, sucesor de Pallotti en la CESSI, anunció que se trabaja en una versión de la norma ISO para certificar productos de software.
Guillermo Leruga (en la fotografía inferior), presidente del ESI Center Cono Sur, informó que se elabora en ese centro una “IT Mark”, un estándar que involucrará aspectos de management y seguridad en el desarrollo de software que podría aplicarse para conseguir la certificación que exige la ley 25.922.

En el camino
Para Prego, la Argentina llegará al top ten como consecuencia de esos dos impulsores, la ley del software y el mercado internacional. En este último caso, impactó, de acuerdo a este desarrollador de origen español, favorablemente la existencia de empresas certificadas en Buenos Aires, Rosario y Córdoba.
“Están en el camino adecuado”, elogió Prego (en la fotografía inferior), quien recordó que en ese ranking hay países imposibles de superar en cantidad de compañías certificadas, como India, China y Rusia.
Una certificación como CMMI o algunas de las ISO tienen un alto costo, que puede ascender a los u$s50 mil, entre la consultoría y la comprobación en si misma. Calello recordó al respecto que desde el Fonsoft, un fondo oficial de apoyo al sector SSI, hay líneas de aportes no reembolsables (ANR), que cubren parte de estos gastos de certificación.
Además, cada compañía debe evaluar cual es la norma más conveniente. Mientras CMMI tiene cinco niveles que apuntan al proceso de producción y desarrollo, para hacerlos más predecibles y controlados, las ISO se enfocan más en el producto final.

Impacto de la crisis y pelea por modelos
La crisis financiera internacional y su impacto en el sector SSI no pudieron ser eludidos por los expositores de las conferencias. Calello se mostró confiado a partir de los antecedentes argentinos: “En 2001 y 2002 tuvimos un prototipo de la crisis mundial, hicimos el testing. La crisis es para nosotros una oportunidad”. Remarcó que al trabajar con productos y servicios intangibles, la capacidad de readaptación de las compañías informáticas a nuevas situaciones es veloz.
El presidente de la CESSI se mostró partidario de la asociatividad con otros países de la región, para mostrar a América latina como un referente del sector informático.
“Antes éramos productores de materia prima. Hoy los países centrales en cuanto a tecnología se quedan con la investigación y el desarrollo y la propiedad intelectual, y delegan en los países periféricos la mano de obra en la producción. Tenemos la gran oportunidad que América latina se ubique dentro de los países que dan valor agregado, y no simplemente como proveedores de mano de obra barata”.

http://tecnologia.infobaeprofesional.com/notas/74590-La-Argentina-llega-al-top-ten-en-calidad-del-software.html

Categorizado | Tecnología argentina

Deja una respuesta

NO se publicarán comentarios que contengan insultos o malas palabras


Estimados amigos:
Este sitio no recibe apoyo privado ni estatal. Preferimos que sea así para poder publicar lo que consideramos "buenas noticias" sobre nuestro país de manera independiente. Si te gusta este sitio y querés colaborar para que sigamos online seleccioná un monto y hacé click en Donar.
Gracias por leernos y por tu colaboración!!
Donar:

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!

Humor


CALOI | caloi.com.ar


08.gif


DANIEL PAZ & RUDY | Página 12

Daniel Paz & Rudy